A pulso y boli bic




jueves, 8 de marzo de 2012

Detengamos el mundo.

Nuestras lenguas saben a champán, adormecidas, perdidas, borrachas, anestesiadas.


1 comentario:

  1. sobre todo la lengua de marta!!!! jajajaj

    ResponderEliminar